Sutil. La nueva colección de Impúribus para novias

Impúribus ha presentado su nueva colección para novias a la que ha llamado Sutil. Una colección en la que presenta a una novia muy femenina. Espero que os guste y os sirva de inspiración si andáis buscando vuestro vestido de novia soñado.

Impúribus: Sutil

La nueva novia Impúribus, etérea y delicada, camina con pasos seguros y movimientos gráciles y coquetos. Siendo fiel a su esencia, la diseñadora ha plasmado en los trajes de la colección cápsula Sutil, a una novia femenina y segura de sí misma, que busca especialmente la naturalidad a través de la sencillez. Los colores elegidos, blanco roto, marfil, ceniza y rosa empolvado. Una mágica sinestesia parece transportar una melodía a través de las caídas volátiles y transparencias de las gasas. Y también del crepe satinado ligero y de los tules y plumetis. Impúribus diseña novias únicas y exclusivas en un proceso de la más exigente costura, totalmente artesanal y a medida. Su Atelier se encuentra en pleno centro de Madrid. Concretamente en la Calle Fernando VI, nº 2, 1º izq.

El cuidado por los detalles o la inquietud por buscar nuevos materiales son algunas de las razones que hacen de Impúribus una marca tan especial. Como explica su creadora, su nombre proviene de la abreviatura de la locución latina In puris naturalibus, que significa “en estado natural” o “al desnudo”. Un juego de palabras que muestra como “la esencia que se esconde tras el ornamento es lo que verdaderamente importa”.

La sesión de fotos, de la mano de la fotógrafa Gloria Byler, ha tenido la inspiración, así como los propios diseños, de la belleza que desprende la disciplina del ballet.

Impúribus novias 02

Impúribus novias 03

Impúribus novias 05

Impúribus novias 06

Impúribus novias 07

Impúribus novias 08

Impúribus novias 09

Impúribus novias 10

Impúribus novias 11

Impúribus novias 01

Créditos

Vestidos de novia y velos: Impúribus |

| Fotografía: Gloria Byler |

| Muah: Paula Guzmán |

| Asistente: Irene de Oh qué boda |

| Modelo: Noemí Apellaniz |

Sin comentarios

Escribe un comentario