Santa María la Blanca Sevilla 01

La boda de Rocío y Beltrán en Santa María la Blanca (Sevilla)

Me encanta que me mandéis vuestras bodas para que las publique en el blog. Pero si encima son bodas en Sevilla y en la iglesia en la que yo me casé, más ilusión me hace. Hoy estoy muy contenta de poder contaros la boda de Rocío y Beltrán en Sevilla. Ellos se casaron en la misma iglesia que yo, en Santa María la Blanca.

Rocío y Beltrán se conocieron por Instagram (un amor del siglo XXI). Tenían varios amigos en común y los dos sabían más o menos quién era el otro. A los dos días quedaron para cenar y desde entonces no se han separado.

La pedida fue en Río de Janeiro. Fue un día muy emotivo para ellos. Después, lo celebraron yendo a ver a los Red Hot Chilli Peppers al Rock in Río. Un día completito.

Rocío y Beltrán se casaron el pasado 21 de septiembre en la iglesia de Santa María la Blanca, en Sevilla. Si venís por Sevilla tenéis que entrar en esta iglesia. Desde fuera no te esperas lo que te vas a encontrar al entrar. Santa María la Blanca es la iglesia preferida de la cuñada de la novia, Blanca. Y desde que Rocío la vio, entendió perfectamente por qué. Es la única iglesia de Sevilla que ha sido también Mezquita y Sinagoga. Es una maravilla.

Rocío inicialmente quería casarse en Santander, en la iglesia donde se casaron sus padres ya que su madre es de Santander, pero la logística para los invitados se complicaba bastante. Por ello, finalmente decidieron casarse en Sevilla. Pero Rocío tenía claro que quería una hacienda con grandes jardines que le recordaran a Cantabria. La Hacienda Majaloba es para ella la más cuidada de Sevilla en cuanto a jardines. Por eso la eligieron.

Para el vestido de novia, Rocío no lo tenía nada claro. Fue a visitar el estudio de Antonio García porque había oído maravillas de él. Desde el primer boceto que le hizo supo que se habían entendido a la perfección. Rocío nos cuenta que es un gran profesional, él y todo su equipo y, sobre todo, con un factor humano diferenciador. Era un vestido de crepe con una capa de 4,5 metros de largo que salía desde los hombros. También llevó un tocado de plumas de seda de Buffuna. Fue amor a primera vista.

De zapatos, Rocío llevó unas Castañer comodísimas con las que aguantó las casi siete horas de barra libre que hubo. Para cambiárselos por si le dolían los pies, se llevó otras Castañer algo más bajitas. Los pendientes de diamantes y el anillo a juego fueron un regalo de su abuela y pertenecieron a su bisabuela. Del peinado se encargó Manu Luna, que es su peluquero de confianza. No pudo estar más contenta con el resultado y con lo que disfrutó del proceso. La maquilló Bobbi Brown.

Beltrán, el novio, llevó un chaqué de tres piezas en el mismo tono de gris de Fields. Unos tirantes también de Fields, unos gemelos de oro con sus iniciales, un Rolex que fue un regalo de su padre, una camisa a medida de Javier Sobrino y unos zapatos de O’kean.

Las invitaciones las hicieron en una imprenta que hay en Sevilla en el Muro de los Navarros. Para forrar los sobres por dentro, eligió una pintura al agua muy bonita. Un detalle que a la que escribe le ha encantado es que un calígrafo se encargó de escribir a pluma los nombres de los invitados en los sobres en un tono burdeos, a juego con la pintura al agua que forraba los sobres.

Rocío tuvo un detalle muy especial con sus mejores amigas. A cada una de ellas le regaló un colgante con el número 7 y la cadena a juego. Son 7 amigas en total y ese número es muy especial para ellas.

A la hora de entregar su ramo, Rocío se lo regaló a su madre. Pero también hubo ramo para su prima Bárbara, que es como una hermana para ella, para dos de sus mejores amigas, para su cuñada y para su suegra.

De la decoración de la boda, incluyendo la decoración de la puerta de la iglesia, y del Candy bar se encargó Jesús Fuertes. Todo estaba precioso.

Para Rocío, el momento más mágico sin duda fue el baile. Primero con su padre y luego con Beltrán. Su padre hizo un esfuerzo grandísimo ya que detesta bailar y no tiene mucho sentido del ritmo. Pero el hecho de recordar lo feliz que estaba bailando con su hija emociona a Rocío todavía a día de hoy.

El baile de los novios fue precioso. Lo habían practicado muy pocas veces y eligieron la canción una semana antes. Fue un Vals de la película La La Land.

Proveedores de la boda de Rocío y Beltrán en Santa María la Blanca (Sevilla)

Vestido de la novia: Antonio García |

Tocado de la novia: Buffuna Hats |

Bata de la novia: Balakata Textiles |

Maquillaje:  Bobbi Brown |

Peluquería:  Manu Luna |

Zapatos:  Castañer |

Flores:  La Galería, Jesús Fuertes |

Lugar de celebración: Hacienda Majaloba |

Catering: Miguel Ángel |

Música: Staffsound |

Fotógrafo:  Couche Photo |

Sin comentarios

Escribe un comentario